Pintura

Concurso de Pintura Rápida 'Vinos de La Mancha'

En una ocasión, el gran Leonardo Da Vinci dijo que «el pintor tiene el universo en su mente y en sus manos». Y es que, el arte de la pintura ha sido testimonio de los más importantes hitos de la historia de la humanidad, así como una de las más provechosas maneras de transmitir todo tipo de sentimientos a través de ella. En La Mancha, la pintura ha jugado, y lo sigue haciendo, un rol fundamental para plasmar la esencia de sus tierras, así como también ha inspirado la creatividad de artistas ilustres, como El Greco.

Es por ello, que conservar y fomentar la pintura como uno de los mayores tesoros de estas tierras, es el propósito del Consejo Regulador de la Denominación de Origen La Mancha. Lo hace a través de su Concurso de Pintura Rápida Vinos de La Mancha. De carácter anual, los bellos campos de vid, las majestuosas bodegas, así como el paisaje manchego, se convierten en el lienzo perfecto para crear obras de arte que pasarán a la posteridad, enriqueciendo la cultura del vino en la comarca.

Divulgación de la cultura del vino, a través de la pintura

Detrás de cada botella de vino de La Mancha acontece una historia única. Un relato que comienza desde la tierra, donde el viticultor cuida y mima cada cultivo con el único objetivo de obtener los mejores frutos. También sus lagares se convierten en verdaderos templos enológicos, donde la experiencia y una materia prima de innegable calidad, se funden en un solo elemento: el vino.

Es por ello, que este producto consigue enraizar en todos los ámbitos de la comarca; ya sea, en su paisaje, patrimonio, sociedad y economía. Por consiguiente, el CRDO La Mancha pone en valor su transcendencia a través de su Concurso de Pintura Rápida, enmarcado en el Certamen Vino y Cultura.

Logrando un gran éxito en cada una de sus ediciones celebradas, si por algo se caracteriza este concurso, es por motivar a sus artistas a dar rienda suelta a su imaginación, en el casi infinito mundo de posibilidades que ofrece La Mancha vinícola como escenario artístico. No solo las vides y uvas se ofrecían como musas; los artistas tienen la oportunidad de inspirarse en los propios lagares.